23.11.08

UN MILAGRO PARA FERMÍN

Por el Sr. H. P. Camacho
Estampita de "Jesús María". Nótese en manos de cada Padre la alegoría objetual exponencial de sus caracteres particulares. Lo de atrás no es una estatua.
Barra de boliche rancio. La bola de espejos tira ojos de luces que miran desde las paredes.
Cabarute en todo su autobrillo.
Atiende Nazareno, flaco de blanco mirada huesuda, barba lacónica y parsimonia verbal.
Al grito de Ave María Purísima llegan dos Padres de la Iglesia Católica: el Padre Fermín, enorme imberbe de ademán extra soft con el pecho rebosante de fe y El Padre Roseta, de mirada dual, columna pétrea, cara amarmolada, rictus labial, bastón de apoyo y pelo que ni pintado.
Llevan un bidón verde.
Vienen de la Capilla Santa Llaga de Jesús vecina del non sancto lugar.
Fermín, flamante ex seminarista de aún varios salmos previos y Roseta, estricto representante extremo llegan con la misión de clausurar sus puertas porque perturba la meditación de los seminaristas.
Las opciones son dos: por las buenas o queman el lugar con un bidón de nafta.
Pura prepotencia religiosa.
Nazareno recibe llamadas desde las habitaciones, pasa tarifas. El negocio anda bien y ofrece un reposado Mistela.
Según los modales delicados de Fermín intuimos que le gustaría arrodillarse pero no precisamente para orar.
Mientras continúan las amenazas del Padre Roseta, llega desde el interior del cabarute el Padre Marasini soplando un festivo adminículo de cotillón.
Padre pro, de nuevos aires netamente izquierdosos, docente de Teología 1.
Con la mirada zizgagueante de la comprensión del alma humana. Y lunar grande en la frente. Tal vez lo una un parentesco con el profesor de música de El Gabinete.
Se acerca a Nazareno y con familiaridad de habitué pide para tomar “Lo de siempre”.
Con velocidad ram de 2 g es cuestionado por el Padre Roseta.
“Hay que hablar con la gente descarriada”
“¡Estaba fornicando!”, carraspea Roseta y suda gris.
“Mis métodos funcionan”
“¡Nazareno es el demonio! ¡Hay que quemar esto rápido!” , ordena el Padre Roseta.
Se sumergen en un canto litúrgico in crescendo donde pasan del Mistela al bidón de nafta o querosén, da igual.
Roseta lee a biblia voz.
El Padre Marasini se saca la tirita blanca del cuello, que no sé cómo se llama.
“Me estás debiendo octubre”, le reclama Nazareno al Padre Pro.
Roseta se autoflagela.
“El celibato está en desuso”
Fermín debate su alma novata entre el Padre Pro y el Padre Pre.
Nazareno lo azuza: “¿Vos te acariciás, Fermín?” y le hace propuestas deshonestas y pérfidas.
Fermín ingresa a un estado de éxtasis que desemboca en una inesperada posesión demoníaca.
Hasta le salen colmillos de maldad.
Es exorcizado en vivo sin resultados positivos hasta que Nazareno va y lo toca en la frente.
La auto posesión se disipa y ante el milagro, Nazareno revela su cuerpo escueto, surcado por lanzazos y santa llagas.
Sí. Es el mismo Jesús de Nazareth.
Se arrodillan los tres Padres.
Aplauden los fieles presentes.
Roseta le alcanza la Biblia y le pide su santo autógrafo.
El mundano Jesús lee unas líneas y se queja porque lo citan sacado de contexto.
“Cuéntese algo, Cristo”
Le piden sus parábolas favoritas, le dan vivas y ya le dicen Naza.
Fermín grita “¡Pintó milagro!”
“¡Mi-la-gro! ¡Mi-la-gro!”, corean los insólitos Padres.
Naza multiplica unos chipá con un pase mágico estilo David Copperfield.
Continúa con el show y convierte una botellita de agua mineral en vino.
Nazareno Jesucristo finaliza su performance y les pasa la cuenta.
Pero ninguno quiere pagar por falta de dinero o por falta de ganas, no queda muy claro.
Entonces Nazareno Jesucristo, llama por teléfono.
“¿Hola, papá? Acá tengo a tres que no quieren pagar…. Bueno, lo dejo en tus manos”
Y así, uno a uno los padres van cayendo fulminados.
“Veo un túnel, una luz blanca…”, agoniza el Padre Roseta.
Y Jesús al teléfono: “Papá, ahí va uno; cerrale el portón”
Todos mueren.
Pero, típico a su buena educación, Jesús se apiada de uno.
“¡Fermín, levántate y anda!”
Fermín se levanta como un resorte y vuelve a la vida.
Y fuese la luz.

En manos libres de todo pecado de Cáceres Strange Brothers, Iluminated Big Boy del Barco & Rodríguez The Good Ecualizated Man.

Lo Minúsculo: El efecto especial del Sagrado Corazón de Jesús. Latente.

Lo Inesperable: La whiskería y el cuadro renacentista codo a codo.
Trivia: “Medio que me emocioné”, un espectador cuando vio la encarnación de Jesús lograda por Cáceres.
Calificación: Para comenzar a creer en algo.

5 comentarios:

Verónica dijo...

Oh mi dios! no puedo creer que me haya perdido esta comunion teatral o este santo minusculo o lo que sea que haya sucedido en ese espacio... prometo asistencia este viernes si o si, besos a todos los minusculos!
P.D: Será que Naza me haría el favor de pasarme el numero de papi? Tengo algunas consultas para hacerle...

Anónimo dijo...

Oh¡ Señor, perdonalos por que si saben lo que hacen¡

Anónimo dijo...

ATENCION!!!!! UNA VACA CON LA CARA Y LA VOZ DE CAMACHO CIRCULA POR LA PANTALLA TELEVISIVA DURANTE LA TANDA PUBLICITARIA...
SE RUEGA A LA COMUNIDAD ABSTENERSE DE CONSUMIR CARNE VACUNA, ASI NO PERDEMOS UN BRILLANTE ACTOR.

Anónimo dijo...

Uno de los mejores Minúsculos, sin duda. :)

dulcenoviembre dijo...

tarde pero escribo porq fue la primera obra de teatro minusculo a la q fui... muuy buena!! esta bueno el clima q se arma, como ambientan todo chicos!