2.11.08

MINÚSCULA SEMBLANZA DE UNA FAMILIA DISFUNCIONAL

Por el Sr. Camacho
Postal de "¿Por qué me hacés esto?"
La cortina descorrida de lo íntimo nos polaroidiza un espacio doméstico domesticado ante el peso de lo modesto.
Panera con pan, caja de vino barato, vasos de plástico y costurero sobre una mesa que se parece mucho a una tabla sobre cajones de cerveza.
Ingresa una mujer de espaldas anchas como Tootsie con anabólicos. Se asemeja a un hombre vestido de mujer.
Rápidamente nos convence de la convención y con fragilidad paradójica nos pasea por un repertorio de canciones populares con amateurismo hogareño.

“Enero en la piel, relincha un bagual…”

Entre estrofas, enhebra una aguja y da puntadas a una prenda unisex con aspiración de modista de barrio.
Ingresa María José, o Majo, como la llaman. Lánguida con saquito de hilo a tono, cara lavada y ojos irritados de tanto verse. Parece que un aura densa la sostiene ahí.
La típica mirada de madre increpadora a hija: dónde estuvo, por qué no durmió en casa y varias máximas del clásico recetario materno.
Majo recuerda: “Estuve donde todos los jueves. En el comedor de los chicos del barrio”.
La madre retruca: “Los chicos del barrio piden, piden, piden y no dan nada a cambio”
Le recrimina sus estados hormonales en estado de ebullición y con lucidez reversiona la clásica yononacíayer por “Yo no nací casta”

Una relación resentida homologada por Majo que llama Vilma a su mamá y Vilma que le pide a Majo que la llame como una hija debe.
Nominación que se hace extensiva a su padre Eduardo que pasó una noche intranquilo testificada por Vilma y el recuerdo de su rodilla clavada insomne en su espalda.

“Majo!”…. “Majo!”…. “Majo!”…. en loop monocorde.

Llega el papá Eduardo pidiendo por Majo.
Un despojo harapiento de andar asmático en infracción cerebrovascular al borde de la expulsión por tarjeta amarilla acumulada.
Sonda que asoma desde el elástico del jogging remangado, anteojos verdes sin esperanza, pasado de tatuajes turbios a pura lapicera Bic y pelo gris exento de champú.

Pide todo el tiempo por Majo que lo asiste con particular criterio médico: “¿Querés vino?”.

Mientras lo calman a migajas de pan que mastica con buen ánimo, el diálogo familiar toca temas como el trabajo voluntario de Majo dando clases de teatro a los niños del barrio y las múltiples condiciones de la mamá como modista vocacional y ocasional.
Eduardo, dos por tres quiere meter un bocadillo pero se le sale junto a un y chorrete de vino en viaje lento por el mentón que acumula vestigios de anteriores tertulias domésticas.
Vilma la mamá intenta amenizar folklóricamente la jornada con una tonada de Atahualpa Yupanqui que dice estrenada en el ´86.
A Eduardo, le hacen sinapsis dos de sus fatigadas neuronas y afirma:
“Atahualpa estaba muerto en el ´86”, dato que Vilma no se atreve a refutar.

Avanza la envidiable escena familiar con pedidos de pan y vino de Eduardo y rastros de pasiones vividas: “Ya no soy el viejo león, Vilma”.
La madre provoca a todos todo el tiempo:
1-A su esposo por ser una carga.
2- A Majo por no tener ingresos económicos y la reta a montar Hamlet con sus niños del barrio.
Opina sobre ella misma:
-Su trabajo como modista mantiene el hogar agrio hogar.
Eduardo revela un pasado analítico:
“Vilma, deberías reflexionar sobre los vínculos”
Vilma sale.
Majo le sigue suministrando pan y vino y vaticina:
“Yo no voy a estar siempre que necesites”.
Entonces, regresa Vilma muy alterada trayendo una valija.
“María José: ¡¿qué hace mi valija con toda tu ropa adentro?!!”

Silencio y el aire se podría cortar con una yilé herrumbrada.

“Me voy de esta casa”.

Majo grita que está harta de pasar toda su vida cuidando de Eduardo.
Vilma se angustia como toda madre que se angustia y no entiende que algún día los pichones, aunque magullados, tienen derecho a abandonar el nido.
Su única arma disponible en el catálogo materno es la amenaza tanto verbal como física.
Majo suelta un volcán de lágrimas.
Vilma intenta disuadirla y aquí el hemisferio derecho de la escena colapsa con las siguientes palabras de Majo:

“¡¿No te das cuenta de lo que sos, Vilma?! ¡¿Te pensás que no me doy cuenta que sos un HOMBRE?!”

Majo arremete contra Vilma y le saca su peluca. Y la ropa.
Queda ante nuestros ojos una Vilma hombre. Como siempre fue.
Con cara de hombre.
Con pelo de hombre.
Con torso de hombre.
Con pecho de hombre.
Y con manos de hombre se tapa la cara.

Parece que los vínculos familiares son diferentes. Pero no más que eso.

“Morite, Eduardo. Y vos, Vilma…. O como te llames.”
Y se va para no volver.

Eduardo llora y llora mientras se embadurna con su bolsa de residuos personales.
Clama por Majo.
Vilma o quien sea lo abraza con amor pese a todo y le canta.

“Yo vendo unos ojos negros…”

La oscuridad se los come.

Sufrieron: Cáceres, Caviccia y del Barco.

Lo Minúsculo: Tres seres vivibles de exquisita contradicción con la iluminación contrapicada y expresionista del desconsuelo.
Lo Inesperable: La convicción de la convención llevada al extremo.
Trivia: Al día siguiente, mientras comían un asado: “Pero al final, ¿en qué año murió Atahualpa Yupanqui?
Calificación: Lacrimosa.

10 comentarios:

// Dadá. // dijo...

Oh, queridos, noo! Me lo perdí! Cómo perderme a esa gorda? Oh! Oh,oh!
Igual, um, la maratón salió genial, jaja.
Espero el próximo estar a tiempo.
Los quiero, son geniales y no lo digo sólo yo.
Chau. Sole
De paso dejo la invitación para un espectáculo...

Verónica dijo...

Hola a todos! Sobre el minusculo quisiera destacar tres cosas: 1) Aun cuando en este minusculo no murio ningun personaje, fue un reflejo de la vida misma (bue, en casi su totalidad con absoluto estilo minusculo), 2) El entrecruzamiento de las caracteristicas distintivas de los personajes y a su vez, segun mi entender, el solapamiento de la ausencia/presencia de cada uno de ellos en la historia de vida del resto como buena famila disfuncional y por ultimo 3) pero no menos importante me llamó mucho la atencion como durante el cierre de los presentadores "Mónica" muy lenta y premeditadamente tomo un banquito se sento se saco el zapatito y con perfecta coordinacion con el Sr. Camacho amenazó con el calzado a alguien que opinó en el blog sobre una de las excelentes actrices que componen el minusculo.... jejeje
Como siempre un saludo para todos los que hacen el minusculo!!!

Anónimo dijo...

clap, clap, clap,silvido, clap, clap, clap, clap,silvido,bravoooo clap, clap, clap, clap, clap, silvido, clap, clap, clap,silvido, clap, clap clap y de pie!!!!!

Verónica dijo...

Me olvide de agregar algunas cosillas: el manejo de fluidos y solidos varios del papa, la voz sin igual de mama, el sufrimiento y absoluta concentración de majo y la bendita cancion de los ojos negros que resulta pegadiza...

Anónimo dijo...

Cual de los tres me da mas pena…cada existencia con su cruz ¡

Eduardo, inocente y culpable, asqueroso e indefenso He pensado dos días seguidos en vos y no paro aun de pensar en que decirte. Me confundo, no salgo de mi asombro, no se si admirarte por recordarnos con tanta exactitud que existís o repudiarte por el repugnante despojo en el que te convertiste. No se si ayudarte o eliminarte de mi mente…

Vilma que dulces tu cantos con tu imponente presencia¡, y que bellas tus manos dedicadas a la costura y los quehaceres domésticos... pero algo te fallo Vilma, en tu femineidad tan deseada¡… tu hija te descubrió ¡Tal vez debiste decirle la verdad desde chiquita. Vos viste que dicen que a los niños hay que decirles la verdad, crecen mas tranquilos…Como hiciste para hablar con Majo sobre los temas femeninos durante su adolescencia? No se por que no te juzgo¡ Tal vez comprendo la desesperación por ser alguien que no sos y que no vas a ser nunca en esta vida…

Majo, Majoo¡ MaajoOO¡ MAAAJOOO¡ MAjoo¡ …tu padre te llamo hasta cansarse cundo te fuiste. Yo te lo puedo contar por que estaba ahí. Pego alaridos de dolor que nos hicieron estremecer a los que lo escuchamos. Yo desearía que vuelvas, has sido la victima de estos dos seres brutales, pero ellos de alguna manera también lo han sido¡¡¡ entendelo Majo¡ te juuuro que te han querido. Que vas a hacer ahora? Que consuelo se te puede dar? como poder seguir adelante aunque te vayas de casa?

Un MINUSCULO con mayúscula ¡Bueno, infinitamente bueno
Un trío estupendo, me quede con ganas de mas ¡Gracias.

Anónimo dijo...

GENIOOOS! MAEESTROOOSS! nunca en mi vida! me he reido tanto con ustedes! sonn unicos! de verdad son espectaculares en sus cosas minusculas que se transforman en mayusculas por las cosas fantasticas qe hacen! los admiro y espero que sigan asi! los vengo siguiendo desde el minusculo de las 3 chicas en el lugar "desolado" (no se si asi se puede llamar) cuando los vi supe que los demas iban a ser geniales! termino mi comentario aca y dejo un saludo enorme para mi idola, Lorena. Saludos a todos!

el actor interprete de VILMA dijo...

muchas gracias por sus observaciones, criticas y comentarios, hacen de nosotros mejores personas... gracias por ir, por sentarse, esperarnos y sorprederse con nosotros... su presencia nos es sumamente gratificante... espero poder seguir teniendo el gusto de leer criticas como estas y más .. hasta el proximo viernes...

valentina dijo...

creo que los dos ultimos minusculos fueron bien diferentes a lo que venian haciendo. Y fueron los mejores! me gusto el trio anterior, este tambien me gusto. cuando vienen los duos?
no pensaron en llenarse de dinero haciendo esto??? pues piensenlo porque lo hacen muy bien.
val

jose dijo...

quiero el comentario de la minuscula espectadora!!!!

nacho dijo...

esta noche ire a verlos! porfavor que actue nati que actue nati que actue nati que actue nati que actue nati ( es un mantra)