16.7.09

CASA DE CAMPO

Por el Sr. Camacho

Postal de "Casa de campo"

Como el nombre hábilmente lo indica, esta pieza teatral extractada de la vida real nos zambulle en la historia de unos amigos que se van a pasar un alegre y pro-levantador weekend. Pro-levantador porque las indisolubles amigas andan en plan estratégico y amoroso.

Noemí invita a un amigo en común, Carlos, con el que a Hebe se le iluminan los ojitos. La clásica amiga gambera. Pero, surge la duda de si el galancete, al aceptar la invitación personal de Noemí, sabía que Hebe era el blanco de la cita campestre.

Dudas. Parece que Noemí le dijo, pero también parece que no.

El hogar campestre y ahora desocupado es de una fallecida familiar de Noemí: la tía Pocha.

Noemí tiene aspecto de chica liberal y se las ingenia todo el tiempo para exhibir sus pompis a través del jean. Hebe es más recatada y sonríe esperando al invitado que apodan "Platero", porque sus características físicas lo situán dentro del parámetro "pequeño, peludo, suave". Quieren llamar a Carlos porque se demora pero sus celulares no tienen señal.

Siguen con detalles íntimos y como Hebe no se llevó piyama sexy, Noemí, muy liviana, le presta el corpiño que lleva puesto. Hebe es menos deshinibida y lo descarta dentro de un canasto.

Luego sale a buscar leña para el asado que hará el tipo. Noemí queda solita y justo llega Carlos, un hombre de edad media y bigote ralo, luego de haberse bajado mal del bus y caminado cinco kilómetros.

Carlos se tira con los tapones de punta y da por supuesto muchos supuestos que son derrumbados por el ingreso de Hebe. Carlos creía que se iba a levantar a una pero se lo querían levantar a él y no justamente la que él quería sino otra que él no quería para nada.

La incomodidad se materializa como en un freezer y pinta un vino y la charla informal.

Comienzan a pasar el dedito por el borde de la copa y surgen como de la nada unos acordes Korg polifónicos.

Los elementos: casa de campo plus noche plus vino plus no saber de qué hablar plus copa disparan la pregunta:

"¿Nunca jugaron al juego de la copa?"

Se entusiasman y mientras preparan el rito doméstico y adolescente, se cuentan varias historias de miedo como para entrar en clima.

"Espíritu de la copa, ¿estás ahí?"

La copa recorre el abecedario de papel y llega al "Sí"

"¿Cómo te llamás?"

La copa recorre nuevamente el abecedario y responde "Satanás"

Mieeeeedo. La pregunta es formulada y la vacilante copa responde con las diversas nominaciones demoníacas.

Luego la copa derrapa y salta de la mesa.

"¡El Diablo se quiere quedar en la casa!"

Baja la tensión y se corta la luz.

Suena el celular de Noemí.

"Hola.¿Quién habla?.......¿Cómo???? ¿La tía Pocha??? Pero, tía, ¡estás muerta!"

Más mieeeeeeeeeeedooooo.

Vuelve la luz y Carlos ha desaparecido. Misteeeeeeriooooooo.

Las amigas verifican que ambas habían deseado ser amigas inseparables por siempre y que nunca nada se interpondría entre ellas. ¡Claro! ¡Y desapareció "Platero"!

Y como ninguna de las dos sabe hacer asado se van a comer al pueblo.

Se asustaron: Angelini, Di Cienzo y Monteagudo.

Lo Minúsculo: Las fuerzas sobrenaturales que operaban sobre la copa.

Lo Inesperado: La desaparición mágica que nadie vio.

Trivia: "¡Esto le pasó a gente conocida! Menos la desapareción que la agregamos"

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Llegó a mis oídos que el Sr. Camacho estaba algo desmotivado porque "nadie" visitaba el blog, y por eso no escribía. Arriba el ánimo Camacho!!!!,yo entro constantemente y me encantan sus minúsculas reseñas.
Mis mayores aplausos a todos los que hacen este teatro tan "auténtico", disfruto cada viernes de las mil caras de tan talentosos actores.
Como minúsculo espectador les dejo una inquietud... dado que el teatro minúsculo de cámara hace obras de combustión espontánea, con un gran ingrediente de improvisasión, no estaría bueno que a sus minúsculos espectadores se les permita aparecer espontánea e improvisadamente a adquirir su minúscula entrada, en lugar de tener que reservar... porque últimamente llegar a las 21.45 significa hacer la cola de los "sin entrada", y llegar a las 21.15 significa esperar una hora para entrar y elegir entre las 4 mesas que no están reservadas.
Ah, una cosa más, los felicito por su actitud antigripal!!! (por las dudas aclaro que no me refiero a lo de matar al mamoncito, sino a sus actuaciones a pesar de "la pandemia".
Saludos, los veo esta noche "sin reservas"!

Fer

TEATRO MINÚSCULO dijo...

Gracias por tan elogiosos comentarios. Ahora me motivé de más y mañana subo las crónicas que faltan y además todas las de los minúsculos que aún no se hicieron. Le cuento, mi estimado amigo, que ls entradas se pueden adquirir de lunes a viernes de 10 a 19 hs y asì se evitan la cola. Saludos minúsculos llenos de salud! EL SR. CAMACHO

Anónimo dijo...

Don Camacho usted no esta solo ... un intento vernáculo (y seguramente erróneo) de Haiku para ustedes:

Talento vivo,
teatro minúsculo!
cómplices aquí.

Anónimo dijo...

me asusta un poco tanto comentario: son fantasticos! increibles, maravillosos. (o mucha familia o muchas gente muy sola)y me sentiria como una bruja si hago una acotacion que no sea de ese estilo.hay tanto que comentar y tan jugoso. nos interesa mucho tu comentario camacho. somos timidas pero comentadoras.