10.3.09

OLIMPO COUNTRY

Por el Sr. Camacho

Postal de "Olimpo Country". Foto: Flor De Lorenzi.

La primera pieza de este ciclo nos mete full sense en un cool & design ambient. Luz blanca a puro gas ionizado tiñe todo en acordes de blancuzca pátina.
Vemos a Consu, re casual girl, labio botoxeado y soberbia idiotez seduciendo con su cepillo de dientes a Loren, chic intelectual, en tonos claros con un pulóver sobre los hombros que establece la moda de su idiosincrasia.
Él estudia para sus finales de Agronomía. Ella le cuestiona que su carrera dure tanto ya que ella se recibió de Decoradora de Interiores en sólo 2 meses.

Ella lo indaga sobre sus shoes (zapatos, in inglish) y él le insinúa que se los tiró.

Consu- ¿Me los tiraste adentro del country?

Loren- ¡Claro! ¿Vos te creés que voy a salir a la intemperie?

Diversas animaladas de alcurnia mástercard gold planean bajo para no ser detectadas por el radar de lo políticamente correcto.

“Tengo un amigo gay que tiene esa enfermedad que se contagian entre ellos”

Desde por ahí, el músico vivo deja resbalar melodías muy oscuras y graves.
Consu cuenta afablemente que vomitó toda la noche.
Luego de algunos arrumacos, Loren sale.

Ingresa Teo, ancho de musculosa negra, rosario negro, y muy-very arriba envuelto en atmósfera rave que lo persigue como enjambre embebido en Speed.
Barbita de unos días, anteojos espejados. Muuuuuuy cool.
Seguro que varios quisieran ser como él

Desde su celular hiper-moto-fuckin-rocker suena “Microdancing”.

Consu canta pero pregunta: "¿Qué quiere decir microdancin?"

Por suerte, Teo no le responde.

“Hace un mes y medio que no duermo-literalmente.”
Con su forma de hablar que remite a un Elvis en su etapa más Anfeta lo exhibe pasado de rosca a tope y con sudor contrariado.
Su esbelta anatomía está surcada por golpes cárdenos que lo vuelven aún más cool.

Su ojo derecho también ostenta una contusión que revela una colisión contra algo de importantes dimensiones.

“Hice bosta la chata”
“Cuál”
“La Ranger Hummer.”


Consu reclama: “¿Y yo en qué voy a la facu??”

Al parecer el vehículo iba cargado con su jauría de amigos, todos con diminutivos terminados en “i” y que solemos ver en la página de sociales.

Consu también se somete a arrumacos variopintos con el anabólico sujeto.

Regresa Loren, de atuendo impecable como antes pero con su rostro y manos ensangrentadas y le dice a Teo:

“¿¡Qué le hiciste a Facu!?? ¡Tiene el pulmón afuera!”

“¡Venía a punto muerto desde Carrera, le pegué a algo y voló por los aires! ¡Pensé que era el tacho de la basura!”

Y aquí comienza el debate:

“¿Cómo está? ¿Pinta donación de órganos?”
“¿Llamamos a la ambulancia? ¿Da o no da?”


La situación es límite in extremis. Y comienza a volverse turbia. Teo llama por celular a un amigo:

“Toni, tenemos que hacer lo mismo que en Tucumán en el ´86. Traete unas bolsas…”

La posibilidad no prospera y sugiere serruchar a Facu, meterlo en una bolsa y enterrarlo en los cimientos de un jacuzzi familiar que está en construcción.

Loren también tiene lo suyo:

“La rehabilitación no da. Va a quedar como un helecho. Pintó el debate, pero no da”

La música y las palabras y se arremolinan en un mejunje denso.

Teo, no sabemos si por el exceso de adrenalina u otro químico sintético, dos por tres se pierde y pide recapitular.

La voz femenina intercede.

“Una vida tiene derecho a la vida”
Y tira: “Estoy embarazada”

Acorde fatal.

Pero duda: “No me cierra todavía…no me cierran los números…no me cierra el jean”

Loren es muy pragmático: “Estás preñada. No nos comprometamos afectivamente con algo que aún no es nada”.

“¡Papá nos mata!” , grita Teo. Opa. Esto es más turbio de lo que parece.

¡Sexo entre hermanos! ¡Prohibido!

Consu dixit mientras se acaricia el vientre: “Ustedes tienen propiedades a sus nombres, yo nunca tuve nada, ahora puedo tener una propiedad a mi nombre”

“Uno de los dos es el padre, eso está claro”


Teo lo niega: “¡Tengo una vida por delante! ¡Tengo 40 años de RRPP!”

Y sugiere el nombre de Martita, la cocinera, que se encarga de hacer “desaparecer” ese tipo de problemas.

“O te llevamos al norte. Yo creo que en Salta el aborto es legal”

Consu se niega y pide ver una vez más al agonizante Facu, del cual ya nadie se acuerda. Sale y escuchamos cómo le habla cariñosamente a alguien que gime.
Los gemidos se convierten en ladridos furiosos por lo que ecuacionamos que Facu era un perro agonizante. Y seguramente de esos que muerden y traban la mandíbula porque a Consu ya no la escuchamos más.

Teo y Loren quedan solos. Calmados y fríos. Dicen dos o tres banalidades.

The end.

Los hermanos cochinos: del Barco, Cáceres, Di Cienzo.

Lo Minúsculo: La excelente postal perimetralmente cerrada y la perfecta combinación con la poesía “Siete pecados y un capital”, introducida por “Quito” Mariani.

Lo Inesperable: Los links intercambiables de animaladas.

Trivia: Luego de finalizado, entre los actores: “¿Nos habremos ido de mambo? El de la mesa de adelante estaba duro”

Calificación: No apto para los que educan a sus hijos con delicadeza y eufemismos.

2 comentarios:

Verónica dijo...

Crónica mas que prometedora para este minúsculo al que lamentablemente no pude asistir, no porfalta de voluntadsino porque estaba lleno de gente y no me dejaron pasar... snif snif, luego de hacer el reclamo correspondiente ante la señorita de las entradas espero este viernes poder comentar de un minusculo que si se haya impregnado en mis corneas, igual estoy muy contenta que hayan vuelto a la escena, se los extrañaba... saludos a todos los minusculos!

Anónimo dijo...

Hola, no soy de acá, bueno ahora si, hace unos dias, semanas, en fin... me recomendaron que los vea y yo también me quede afuera como Veronica, las entradas se sacan antes? hay algun telefono?, hay que ir antes al cine? saludos.
Juan /alias "ODOL"
El futuro odontologo :¿