27.8.07

ANTENA METAFÍSICA

Por el Sr. Camacho


Escena de "Arizona..."

Anoche fuimos testigos de un minúsculo tradicional que sobre el final pega un corcoveo y se ve inmerso en la corriente del teatro de non-fiction.
Esta pieza inaugura una nueva corriente que podemos llamar pesadilla escénica semi-ficcional lynchartaudiananakatánica donde el chip es la vedette insondable de la noche.
Hasta el público se vio amenazado por lo desconocido ya que al finalizar se pudo escuchar en un núcleo de femeninas que tomaban una cerveza: “Todavía tengo miedo, sí”.
“Arizona-teatro bipolar” narra la historia de tres hermanos de acomodada family game que se reúnen en el rancho de Harold, poseedor de hectáreas de secretos y whisky on the rocks a rolete.
Harold, metido en la peluca esta vez ecuánime de un Dreizik minianimalista: alma de ojos de cervatillo atrapado en el cuerpo rudo de un oso grizzly. Podía oírse desde las butacas el ritmo interno, esta vez de música norteamericana de fines de años 50, que llevaban al fermormer por los senderos luminosos del patetismo.
Laura, con la rubiez esperada y nostálgica de una efectiva, tiradora de la frase justa y galardonada Roland, siempre al borde de perder los estribos del toro mecánico, pero sentada de lado sobre el lomo naif de un caballito de carrusel.
Max, un excelente Del Barco, de sonrisa alcalina y alka-seltzer buceando en la maldad telenovelesca.
El dark cowboy de lento caminar que aparece poco desde la sombras, un punteo inquietante y lírico de un Monteagudo que muestra su verdadero él.
Luego del vino envenenado y el saludo final la sala entera se traspola a la dimensión del “te vuelvo, me vuelvo, volvámonos raros” y las muertes se suceden una a dos desde la antena metafísica del ringtone.

Doble final y te llamo.

Un pecado: Que no le sonara el móvil celular a un público.

Una virtud: El aguante etílico de los actores.

Calificación:7250 Camachos

3 comentarios:

Victoria dijo...

Grossas las críticas de Camacho! back in Buenos Aires puedo decir q viví una alta conexión escénicolyncheana con mis bien amados compañeros minúsculos digna de ser recordada entre los tantos momentos míticos-esotéricos-bizarros-bachísticos-aventureros q el minúsculo me ha dado a lo largo de mi vida actoral- la cual claramente se ha forjado compartiendo las tablas junto a tamaños bellos y siempre presentes compañeros de tablas-. Los quiero y los extraño amigos!! VIVA EL MINÚSCULO y QUE SIGA RARISIMO FOR EVER- Vic-

Anónimo dijo...

Excelente la obra... temí que me sonara el celular! jajaaj. Aguanten los actores, destaco la actuación del hermano maníaco, excelente!

Anónimo dijo...

El Dark Cowboy me mato!!!! lo mejor de la obra sin decir una palabra cautivó a toda la tribuna y un aplauso para MAX