17.8.09

AUSTRAL

Por el Sr. Camacho y Mr. Ship
Hermosa postal para regalar o regalarse.
Ignoramos si la finalidad de este gráfico es disuadir a la gente de viajar en avión, pero es sumamente inspirador.
En la caja negra algo más o menos así podría haberse escuchado:
"Bienvenidos señores pasajeros a nuestra flota Austral. Les habla el capitán a bordo. Este es el vuelo ARE 1322 con destino a la ciudad de Sidney. Le informamos que nuestro avión cuenta con las medidas necesarias para un vuelo placentero y... ¡Torre de control! ... tenemos... proble…velocidad!.... ¡Mayday! aux.... ¡Oh, Dios!!!¡... tene...!!!”

Luego dos personas se quedan solas en una isla. Llega la desesperación. Llega el hambre. Llega el miedo. Llega la locura. Llega el amor. Llega otro hombre... Y la cosa se complica.

Tres actores se tiraron al agua literalmente. Poca pauta, dos o tres cosas escondidas en bolsillos y valijas. Datos que se hundieron, final manipulado en escena, tentadas no disimuladas.
Dos desconocidos en un pedazo de tierra que dice ser una isla. Una plantita como única vegetación.
Un piloto novato, un amnésico cariñoso. Una versión náufraga y lisérgica de secreto en la montaña pero en una isla. Primero miedo, luego amor, luego surgen dos musculosos aguerridos. También aparece Roberto, una pelota amiga. Todo es paradisíaco.
Hasta que llega el dueño de la isla montado en un delfín. Un hippie donjuanino que viene a buscar su cultivo y se lo fuma.
Aparece la desconfianza, el recelo, la supervivencia y un secreto oculto en las maletas: cada uno tiene la foto del otro. Misterio. El piloto también confiesa su amnesia oculta. Ninguno sabe nada. Miedo y mutua muerte.
El hippie se va con su plantita cabalgando hacia el horizonte en su delfín rosa.
Y se lleva a Roberto, para sus pibes en la isla.

Como el amnésico nadador, del Barco; como el hippie misterioso, Cáceres; como Jack el piloto, Monteagudo; como Roberto, una pelota adquirida enfrente por $4.

Lo Minúsculo: Las destrezas acuáticas y la pesca de especímenes.
Lo Inesperable: El hippie y su delfín.

Trivia: “Parecían Borges y Álvarez”, una asidua espectadora que presenció la tentadas de los náufragos.

Calificación: Tres aguavivas.

4 comentarios:

Fer dijo...

Mayday!!! Mayday!!!...Aux... Oh, Dios! Me lo perdí! Snif, snif.
Camacho, me parece que se salteó unos minúsculos a los que yo si fui!ja. Qué pasó con el del "Mamoncito", intitulado "Papá, mi novio"?
No me diga que además de los "serios problemas de dicción" tiene "serios problemas de memoria".
Que vuelva la prima de la Teje, a ella se le entiende ferpecto! (Perdón tengo "serios problemas de dislexia").

TEATRO MINÚSCULO dijo...

Hola, Fer. Muchas gracias por comprometerse con la causa y comentar en todas las nuevas entradas del blog. No he olvidado el Minúsculo que ud. menciona, pero como extravié los apuntes, necesitaré que me llegue el videíto, que será en breve. Mientras "Papá, mi novio" permanecerá en el espíritu de un emparedado de jamón.Saludos. Camacho.

XAVIER el desmemoriado dijo...

Muy bueno este minusculo... la verdad que la descocimos... (y si.. de vez en cuando autolevantarnos el ego no viene nada mal)

Fer dijo...

No hay por qué Camacho. Gracias a Ud. y a todos los minúsculos por que haya causa con la cual comprometerse.
Xavier, muy buena su presentación el viernes pasado, me dejó "sin palabras", literalmente, jaja!