14.9.08

MUÉRDANME TODO, SEÑORITAS

Por el Sr. Camacho
Escena de "Minnesota".

Ante la inexistencia de cronistas noveles o avezados y, por extensión, al fracaso pomposo de nuestra anterior convocatoria retomamos estas crónicas teatrales con el Word 98 bien en alto. Va.

Calor húmedo. Luz ocre. Dos sudadas y sexys dejan flotar en la atmósfera pesada galones de sensualidad orgásmica. Casi que vemos los cactus y las madejas de pasto rodando bajo una brisa cálida.
Carne femenina en vivo.

Esto promete.

Las dos esperan nada sin apuro y sorbetean con desidia dos cervezas. Hasta hay tiempo para el jugueteo con un hielo profético que recorre sus anatomías exuberantes.
La libélula excitada del deseo flota sobre sus cabezas.

Suena una armónica amodorrada y los párpados pesan como guijarros arrastrados por la corriente de un arroyito perezoso.
Candy y Sandy solas se asolean al sol.

Desde allá, desde el horizonte que bailotea, se acerca lento un puntito que resulta ser una desgreñada llena de polvo, sucia y exquisita, con sus piernas tiznadas por las zarzas quemadas por el sol. Y doblada al castellano neutro.
“Se me quedó el carro.”
Penélope resulta ser la forastera que busca un teléfono para llamar a su hermano y avisar que llegará tarde a su boda.
“No tenemos teléfono. Tenemos bronceador”
“El Reanult Fuego se me quedó sin agua”.
“El fuego se te apagó”.

Extraño lugar sin agua y sólo cerveza, y un río seco en las proximidades.
“No tenemos agua, sólo hielo”.

Los escarceos eróticos revolotean como buitres en celo y le preguntan si le dicen “Pene” como sobrenombre; ella reconoce que siempre tuvo problemas por su nombre: por la actriz y por ciertos lugares que ofrecen servicios íntimos para caballeros.
Se está haciendo de noche, el pueblo más cercano está lejos y le ofrecen pasar la noche allí.

Esto promete más.

“Ey, una guitarra”. Y comienza un lacónico rasgueo acompañado por la armónica repleta de far west.
Sandy o Candy, poco importa, se acurruca entre las piernas de la chica latina color café con leche.

Esto promete todo.

Las lugareñas se apartan y vierten un sospechoso polvo blanco dentro de una botella de cerveza que luego le ofrecen con simpatía oculta.
Peni, como ya la llamaban, la acepta, la bebe y se sume en un dulce sueño.
Y por fin comienza el toqueteo. La rozan, con un índice, luego con la palma, le limpian las piernas, los brazos, el rostro.
Gimen, se auto-tocan, hasta sin avisar, y como una visión de un canal de cable codificado, un seno se asoma a ver cómo va todo.

Los jadeos van en aumento y Sandy, Candy o ambas comienzan a disputarse la presa.
Entonces, aparece la primera gota de sangre en los labios y chorreteos densos y carmesíes.
Las sudorosas cowgirls resultan ser una especie de vampiras del desierto, surgidas de un script movie en colaboración de Sergio Leone, Quentin Tarantino y bocetadas por Milo Manara.

Mientras la sorben como un helado de dos bochas, Penélope medio que despierta y se resiste un poco, pero la contingencia es hábilmente solucionada a guitarrazos y mordida sin escrúpulos.
Luego, así, toda muerta y murmurante, se la llevan para que los cuervos que ya se oyen graznar solo dejen los huesos bajo el sol.

Las vampiras, en las pieles goteadas de Angelini y Di Cienzo, con un ping pong excitante de pechos muy bien integrados a la ficción.
Penélope, una Caviccia desgarbada, altamente mordisqueable, y que desearíamos encontrarla haciendo autostop en alguna carretera perdida.


Lo Minúsculo: Un mundo a base de erotismo y granadina.
Lo Inesperable: El empalme de géneros.
Trivia: “No nos dio tiempo de ponernos los dientes de vampiro de cotillón”
Calificación: Me gustaría tenerlas a las tres en casa un sábado por la noche.

3 comentarios:

nacho dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
nacho dijo...

me perdi el ultimo, pere el de las 3 chicas me parecio muy sensual, muy muy caliente y para nada chabacano. Muy buenas las actuaciones. Excelente la actriz nueva, esperamos verla mas seguido.
son todos muy grosssooosss

minuscula espectadora dijo...

Me gusto bastante la obra y no es tan cochina como la describen.
Me cayeron muy bien candy y sandy en especial una en especial (no escribo su nombre por que no se si es candy o sandy) .